martes, 3 de diciembre de 2013

Ave de diciembre: Ansar común

     Aunque los gansos empiezan a llegar a invernar a nuestra provincia la primera quincena de octubre, es durante el mes de diciembre y también en enero, es cuando se producen las mayores concentraciones. La población invernante en Salamanca fue aumentando paulatinamente hasta la máxima concentración observada, en enero de 2004, en total unos 3500 individuos. A partir de ahí los números volvieron a reducirse progresivamente. Este aumento de las aves invernantes se corresponde con la mejor época del Azud de Riolobos.
 
Foto: Lasse Olsson.
 
     El ánsar común (Anser anser) es el más grande de los gansos que nos visitan en invierno, los machos pueden llegar a pesar unos cinco kilos, también son los más numerosos. Recuerdo mis primeros contactos con la especie, como no podía ser menos en las congeladas estepas zamoranas, en las lagunas de Villafáfila y sus alrededores, donde se concentraban (y se siguen concentrando) grandes cantidades de gansos. La imagen del ganso la llevo invariablemente unido al frío intenso y las muchas capas de ropa.
 
Foto: Gonzalo Criado.
 
     El ánsar, o los bandos de ánsares son los típicos que oyes antes de verlos cuando van llegando a la zona de descanso por la mañana o cuando salen al oscurecer para ir a comer.
 
     Desde hace ya unos años, se utilizan collares de pvc para marcar este ave. Este tipo de marcaje de lectura a distancia ha favorecido el conocimiento de los movimientos de estas aves. Las localizadas en nuestra provincia procedían principalmente de Noruega. También había alguno de Holanda y Suecia.
 
Foto: Miguel Rouco.
 
 
Texto: Miguel Blanco.
Fotos: Miguel Rouco, Gonzalo Criado y Lasse Olsson.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada